En otro Superclásico para la historia, Boca se juega mucho más que River

El local tiene malas señales previas y necesitará de impulsos anímicas para soñar con la remontada. A River lo respalda su gran forma futbolística y sus últimos antecedentes contra el rival de siempre.

Deportes Por: francisco 22 de octubre de 2019
copa-libertades

Un gol. Esa puede ser la clave. Si lo bendice a River, lo de Boca se convertirá en un espinoso camino hacia la hazaña porque debería ganar 4 a 1. Claro que si lo encamina a Boca, el 0-2 de la ida en Núñez quedará reducido y el empuje anímico puede dar vuelta todo.

También puede haber un largo 0 a 0 y una tensión extendida. Pero la gran pregunta es cómo hará Boca para ser otro equipo, sacudirse esa impronta económica y transformar su pragmatismo en un ataque ganador.

el lado de Boca apuestan a que la Bombonera juegue, que lata más que nunca, que le mueva el piso a River y contagie a los de azul y amarillo. Ese ambiente en el que han sucumbido muchos durante años parece ser el principal argumento: una Bombonera que se asocie a Tevez y compañía.

Son especulaciones antes de otro Superclásico para la historia.

En la primera final de la Copa Libertadores del año pasado, en este mismo escenario, aunque de día (la noche potencia), Gallardo ganó el duelo táctico jugando con tres centrales y dos laterales ofensivos, pero Boca (con Guillermo Barros Schelotto de técnico) emparejó las cosas con su mano de nocaut. Pero ahora no está Benedetto, aquel puño de hierro. Esa vez igualaron 2-2.

Será otra historia, siempre lo es. Lo que sucedió en los más cercanos antecedentes, ambos en el Monumental, sirve para recordar que Boca está más cómodo en el orden, defendiendo más que atacando. Alfaro insiste en que ese aspecto también es clave: mantener el arco propio en cero al menos le daría vida hasta el final. Gallardo explicó bien su idea: defender bien, buscar otro gol y jugar con la desesperación rival.

Las señales previas no son buenas para Boca. Su escasez goleadora, esa fórmula de que con un gol me alcanza, sostenida en los números de Andrada, no sería suficiente. Su contracara, River, muestra que el gol le sale fácil. Eso evidenciaron, al menos, en el 0-1 ante Racing y el 3-3 contra Arsenal.

Te puede interesar